S?bado, 30 de septiembre de 2006
- Bien, ?y ahora qu?? ?pregunt? Marty cerrando la puerta del piso tras de s?.
- Ahora ya tenemos lo que quer?amos ?contest? ella yendo hacia el sof? y dej?ndose caer en ?l. Se llev? las manos a la cara y comenz? a re?r hist?ricamente.
- ?Qu?? ?quiso saber el chico, que se movi? hasta ella.
- Nada, que por fin lo he conseguido ?explic? sonriendo de oreja a oreja-. El sello y la localizaci?n ahora son m?os. Por fin podr? deshacerme de esos idiotas que sirven a criaturas repugnantes y primitivas.
- No entiendo nada, ?de qu? est?s hablando? ?te refieres a los monstruos que vimos?
- S?, ellos les sirven... se creen que as? contentan al Gran Padre, a su Grandiosa Se?or?a. Pero se equivocan, sacrificar inocentes creyentes a esas bestias no sirve de nada, nosotros somos mejores que ellos... ?Hellen se detuvo.
Marty la miraba sorprendido, hablaba como ellos. Se pavoneaba como una fan?tica, hablando de sellos, de un extra?o lugar y de poder. Fue algo que le dio miedo, ?y si ella no fuera m?s que otra loca fan?tica? Intent? reprimir esos horribles pensamientos en su cabeza. Ella se hab?a dado cuenta de todo.
- No me hagas caso, estoy algo nerviosa por todo lo que ha pasado ?se excus?-. Gracias a lo que hemos conseguido podremos destruirles, acabar con Los Hijos del Abismo...
- ?As? se llaman? ?interrumpi? ?l.
- S?, ?no te lo hab?a dicho? As? es, adoran a una poderosa criatura primigenia y sirven a las repugnantes bestias que vimos, los profundos. ?stos obedecen a dicho primigenio, que seg?n cuentan los libros yace dormido, sumido en un profundo letargo, en alg?n lugar del Oc?ano Pac?fico, en la ciudad sumergida de R?lyeh a la espera de que las estrellas se alineen y pueda despertar.
- Interesante... Y ese sello y esa localizaci?n... ?son de ese lugar?
- No, nada que ver ?cort? ella con tono sec?-. Eso ahora mismo no importa, recoge tus cosas, nos vamos.
- ??Qu??! ?A d?nde?
- A otro sitio, a una casa que tengo lejos de aqu?. No podemos quedarnos en este piso, nos vieron, saben de sobras qui?n soy y d?nde vivo. Ten por seguro que vendr?n a por nosotros en cuanto sepan lo que ha desaparecido y cuando lo hagan querr?n matarnos, o algo peor.
Marty asinti?. Y fue a la habitaci?n a coger sus cosas. El asunto se estaban poniendo feo. ?Hazme caso, ves al tercer piso, coge eso y vuelve, ver?s que r?pido va todo. En nada estaremos en casa durmiendo.? Hab?a dicho ella hac?a bien poco, en la casa, y desde entonces las cosas s?lo hab?an empeorado. Aunque la parte positiva es que los sectarios ahora s?lo eran seis, el resto hab?an muerto devorados por los profundos. Aunque s?lo Dios sab?a lo que esos locos eran capaces de hacer. Hellen cogi? una maleta y empez? a meter libros de su biblioteca en ella, carg? todos los que pudo en tantas maletas como ten?a y despu?s las llev? hasta el recibidor. Ambos estaban listos para marcharse.
- ?Y el gato? ?pregunt? extra?ado.
- Tienes raz?n, le dejar? una nota a la vecina junto con mis llaves para que lo recoja tan pronto como vuelva. Espero que sea antes de que lleguen ellos.
Una vez hecho esto bajaron hasta el parking y tras cargar las maletas se marcharon en la noche.

El coche comenz? a aminorar. Todo estaba oscuro, la luna estaba tapada por las nubes y la casa estaba tan apartada de todo que no hab?a ni una sola farola. Marty hab?a perdido ya la pista de d?nde se encontraban, despu?s de tanto viaje solamente ten?a ganas de meterse en la cama a dormir. Enfrente suyo, a trav?s del cristal del coche, pod?a distinguir la silueta de una casa de varios pisos, no excesivamente grande.
- No me digas que es aqu? ?pregunt? preocupado.
- As? es ?explic? ella-, esta casa pertenece a m? familia, de peque?a me cri? en ella. Ahora esta deshabitada pero tendremos todas las comodidades, no te preocupes.
- Bueno, supongo que al menos aqu? estaremos a salvo.
- S?, nadie de la secta conoce este lugar. Aqu? podremos planear nuestros siguientes movimientos con total libertad. Y sobretodo: preparar tu aprendizaje.
- S?, genial, pero ahora vamos a dormir cuanto antes, estoy muy cansado.
- Esta bien, vamos para dentro, deja las maletas, ya las entraremos ma?ana no importa.
Ambos se dirigieron a la puerta principal de la casa. A medida que se acercaba, Marty, pod?a ir viendo m?s detalles. La casa era bastante grande, ten?a tres pisos. La madera de la fachada se ve?a muy desgastada por el paso del tiempo y los p?rticos de las ventanas estaban todos cerrados. Hellen sac? un manojo de llaves del bolsillo y empez? a buscar la llave de la casa.
- Veamos... ?cu?l es? ?empez? a decir al tiempo que pasaba las llaves entre sus dedos- Joder, no veo nada. Marty, ?puedes irme a buscar la linterna?
- S?, ahora voy ?dijo el chico antes de salir corriendo hasta el coche.
Abri? el maletero y cogi? las dos linternas. Volvi? hasta donde estaba la chica y le alumbro a las manos. No le cost? entonces encontrar la llave y tras girarla en el pa?o la puerta se abri?. Hellen empuj? la puerta e hizo se?as a Marty para que entrara ?l primero. El muchacho se fren? en seco cuando not? un escalofr?o que le recorr?a la espalda. Un pitido chirriante y molesto comenz? a sonarle en los o?dos, Marty se llev? las manos a los o?dos y abri? la boca para intentar acallar el ruido.
- ?Qu? pasa? ?pregunt? la chica sorprendida.
- Nada, me pitaban los o?dos.
- Eso es que alguien est? hablando de ti ?dijo ella burlonamente.
- S?, eso dicen, pero no, no era ese tipo de pitido, m?s bien era un chirrido, como un viol?n desafinado que sostiene una nota muy aguda.
- Que raro, ser? el cansancio. Es mejor que vayamos a dormir... ma?ana ser? otro d?a.
Hellen le ense?? la casa a Marty a medida que le iba explicando d?nde estaba cada cosa. Dej? para el d?a siguiente el que el chico fuera explor?ndolo todo, era muy tarde.
- Bien, esto es la entrada ?explic? ella-. Si tomas esa puerta de la derecha ir?s al comedor, y esa otra puerta ?dijo se?alando frente a ellos- da a la cocina. Si tomas esa escalera bajar?s al s?tano, no hay nada all? a parte de le?a y algunos trastos. Vamos arriba ?ambos comenzaron a subir al siguiente piso-. En este piso hay tres habitaciones y el ba?o. Al final del pasillo hay otras escaleras que suben al desv?n, que tambi?n esta lleno de trastos viejos.
- ?Y mi habitaci?n?
- Nuestra habitaci?n, querr?s decir ?aclar? Hellen ri?ndose-. Tu y yo, amor, dormiremos juntos, por supuesto.
- Ah, claro ?dijo el chico rasc?ndose la nuca-, tienes raz?n.
- Bien, vamos a dormir.
La habitaci?n era enorme. Una gran alfombra tapizaba pr?cticamente la totalidad del suelo de la estancia. Al fondo de la misma hab?a una gran cama de matrimonio con dosel con colgaduras de tela malva. Al otro lado del dormitorio hab?a un gran armario de madera de roble, algo cubierto por el polvo. En otra parte hab?a un escritorio lleno de papeles desordenados y una silla.
- Est? todo un poco sucio, pero ma?ana ya lo limpiaremos, ahora vamos a dormir.
- Vale, pero antes voy al lavabo.
- Bien.
Marty sali? al pasillo y camin? hasta su final, abri? la puerta del lavabo y antes de que entrara escuch? una especie de rumor que proven?a de su izquierda. Camin? unos pasos hasta ponerse delante de las escaleras que llevaban al desv?n. Estaba muy oscuro arriba y r?pidamente dejaban de verse los escalones. Volvi? a o?r el ligero rumor y not? como una brisa de aire iba desde detr?s suyo hacia el desv?n. Un escalofr?o volvi? a recorrerle el cuerpo y se meti? deprisa en el lavabo. Tambi?n era enorme, con una gran ba?era cuadrada en una esquina del mismo. El agua estaba estancada y se ve?a ennegrecida y turbia. R?pidamente se afan? a acabar de hacer sus necesidades y volvi? a la habitaci?n con Hellen.
- Si que has tardado ?dijo ella, que estaba metida ya en la cama-. Debajo de la colcha las s?banas est?n limpias, la he quitado porque estaba cubierta de polvo.
- Perfecto, venga, vamos a dormir.
- Uy, que prisa tienes ?no?
- Es que estoy muy cansado.
- Claro, es normal, esta noche has visto demasiadas cosas, ma?ana ser? otro d?a -dijo sonriendo. Luego le bes? en los labios y lo abraz? con fuerza.
- Buenas noches, que duermas bien mi amor.
- S?, buenas noches cari?o.
Hellen alarg? el brazo y apag? la luz. No tardaron en quedarse dormidos.



Continuar?...

Nuevo escenario, la acci?n les ha conducido a una vieja casa apartada de todo. All? Hellen se cri?, pero algo extra?o parece ocurrir, Marty no ha dejado de sentir cosas raras desde que lleg?. ?Qu? esconde la casa? ?Est?n a salvo nuestros protagonistas? Y los Hijos del Abismo, ?no tienen medios sobrenaturales de encontrarlos? Mataron a un profundo en la casa, esas criaturas quiz? no sean bestias descerebradas, ?habr? alg?n r?o o pantano cerca de la casa? Pr?ximamente la siguiente parte, d?nde dar? respuesta a alguna de estas preguntas. Besos!
Comentarios (2)  Autor Asturel

Comentarios
Autor Sassenach
Domingo, 01 de octubre de 2006 | 23:40
Hola Vampiro!!Vaaaaaya, cada vez est? m?s interesante, me gusta la casa!! ;)
Lo que esta parte HA SIDO MUUUUY CORTA!!espero que escribas la siguiente cuanto antes!!
Por cierto, me ha encantado la vena fan?tica de la prota...si es que no va a ser tan buena como parece...

Un beso!!hasta pronto!
Autor Sofi
Martes, 03 de octubre de 2006 | 0:04
Coincido, s?. Los capis son cortos!!! Te da paja escribir? Aprende d m?, q mis capis no tienen menos de 4000 palabras! XP Est? interesante... estoy comenzando a desconfiar de Hellen. La verdad es q Marty me da un poco de... no s?... me hace recordar a Alex. Debe ser por lo uke..., no?
Estar?a bueno q explicaras m?s lo de la secta.
Yo, x mi parte ya sub? el capi 10 y el 11 de la historia d Alexiel y Emmu *al fin el lemon q tanto me pidieron las chicas!*
Si lo keres leer (sin compromiso, s? q ten?s mucho trabajo XD, por lo q te tiro ?nimos *t? puedes!!) ac? te dejo el link http://www.amor-yaoi.com/fanfic/viewstory.php?sid=17300

*yo s? expliqu? lo de la secta :P* No lo subi a mi blog porq me da verg?encha... ^///^
Por otro lado, te cuento, estoy secretamente enojada con las d amor yaoi, porq recib? s?lo 1 reviewcito miserable por la historia del ?ngel q me censuraron; es xq no hay lemon. Bueno, adios, q el max. D palab. S 1000.