Jueves, 31 de marzo de 2005
La llamada de Cthulhu.
fotos.miarroba.com

El gran Cthulhu. El todopoderoso primigenio cefal?podo venido de las estrellas para hacer suyo el universo. En un estado de coma consciente desde el cual extiende sus invisibles influencias por todos los mundos habidos y por haber. La tierra. La gran cuna que mece sin enterarse a ese gran ser, que lo alberga, lo mantiene oculto hasta el momento clave.
Me estremezco al recordar todas las aventuras vividas a la sombra de ese ins?lito nombre: La llamada de Cthulhu. ?l nunca apareci? en ninguna de ellas pero su amenaza estaba siempre presente, latente, oculta, inconscientemente amenazadora. El cementerio est? lleno, no caben en ?l todos aquellos incautos que en el nombre de la curiosidad humana buscaron un porqu? y encontraron una muerte horrible. ?Quedar? sitio en el infierno? La respuesta podr?a llevarnos a la m?tica frase de El amanecer de los muertos, pero eso ya es otro tema.
Los zombis est?n bien, el survival horror es gratificante y estimulante. Pero el terror de investigaci?n es muy distinto. En ?l el mundo no se ha ido al traste (aparentemente), no est? en una guerra desesperada por la supervivencia de la humanidad. En esta clase de terror se suceden horrores puntuales, aparentemente aislados, que r?pidamente quedan olvidados por la humanidad en s? misma, aunque sus v?ctimas fallezcan o queden completamente locas. Es el propio investigador, ?vido de respuestas, el que se adentra lentamente (y sin saberlo la mayor?a de las veces) en la boca del lobo. Escudri?a la oscuridad en busca de todas aquellas cosas que de peque?o le dec?an que temiera, intentando descartar (para la tranquilidad de su inconsciente) todo ese mal, fruto de la imaginaci?n, que no puede ser real. Y es entonces cuando se da de bruces con el horror, con el mal oculto que yace eternamente aletargado; cuando hallan la muerte de un modo tan horrible como solamente el mismo horror puede provocar.
Nunca olvidar? la oscuridad al final de la escalera, las polvorientas bibliotecas secretas, los silencios en la noche, el mal que duerme en objetos cotidianos y aparentemente inofensivos...
Nunca olvidar? a Cthulhu
fotos.miarroba.com
Comentarios (2)  Autor Asturel

Comentarios
Autor Anonimo
S?bado, 09 de abril de 2005 | 1:52
Ostras, si que es cierto que es melanc?lico. Cuantas partidas, cuantos recuerdos. Si con el Se?or de los Anillos empec? a jugar, con Vampiro: la Mascarada crec? y Hombre lobo me dio el rodaje como narrador. Debo reconocer que ha sido con La Llamada de Cthulhu con quien he madurado, evolucionado, innovado, y varias cosas que ahora mismo no soy capaz de plasmar. Pero sin duda es con quien m?s he disfrutado.

[...]
Autor Anonimo
S?bado, 09 de abril de 2005 | 1:55
[...] Parte 2.

Has hecho una descripci?n o una aproximaci?n, bueno, dej?moslo en presentaci?n, muy correcta de el que yo tambi?n creo que trata este maravilloso juego de horror.

Podr?a hablar durante horas de este juego as? como de la versatilidad y simpleza de su sistema, que debo reconocer. Es lo que m?s me atrajo de el. Pero no pretendo alargarme ni aburrir a nadie. Cthulhu es un juego maravilloso. Si ten?is oportunidad de jugar una partida con un narrador versado (hagamos un poco la pelota) como Asturel, no lo dud?is. Hacedla.

No dormir?is en mucho tiempo, y no la olvidareis jam?s.